fbpx

Cómo tener autonomía e independencia emocional

Si me sigues desde hace algún tiempo, sabrás que con frecuencia hablo de que:

Un pensamiento genera una emoción y esa emoción, genera una acción derivada de una decisión.

Las decisiones nos pueden cambiar la vida, para bien o para mal, es por esto que debemos cuidar qué pensamos, porque al iniciar la cadena antes mencionada con tu pensamiento, debes ser consciente de que al final va a generar una decisión que puede impulsarte o hundirte, por decirlo de alguna forma.

¿Pero qué pasa cuando la emoción se genera y no somos ni siquiera conscientes del pensamiento que nació antes de esa emoción?

Son esos momentos en los que luego reflexionas y dices ¿qué me pasó? ¿por qué reaccioné de esa forma?

En esos momentos tienes que aprender a reconocer esas emociones, antes de que la reacción se apodere de ti.

El problema es que nos hemos dedicado a ocultar/tapar/ignorar nuestras emociones “negativas”, socialmente está mal visto que no seas amable, que no sonrías, entonces cualquier emoción no asociada a este estado de felicidad, es automáticamente rechazado por nosotras.

Trayendo como consecuencia, que ni siquiera sabemos lo que es sentirse con rabia ¿cuántas veces has podido decirle a otra persona? En este momento tengo mucha rabia; seguramente pensarás ¿qué va a pensar esa persona de mí? ¿qué soy maleducada, salvaje, impulsiva? Todos calificativos negativos para lo que debe ser una dama.

Entonces de esto se trata la autonomía e independencia emocional, que puedas comenzar a sentir cómo es la rabia, la tristeza, la frustración; el efecto que hace en tu cuerpo ¿dónde la sientes? ¿es fría o caliente? ¿hace que sientas presión en el pecho? ¿qué te suden las manos? ¿qué se acelere tu corazón?

En el momento que empiezas a hacerte consciente de tus reacciones emocionales, te empiezas a conocer a ti misma, empiezas a ser observadora y puedes comenzar a reconocer en todo momento qué es lo que te está pasando.

La costumbre que había quizás en tu colegio o en tu casa, era la de pedirte que dejarás de llorar apenas se asomaba una lágrima, que no fueras grosera, por lo tanto, no expresaras tu opinión acerca de algo que te molestaba, que no estuvieras triste porque eso podría significar que no apreciabas las bendiciones que tenías, en fin, cada caso puede ser distinto.

Lo interesante es que desde hoy puedes comenzar a reconocer tus emociones, como primer paso a tu independencia emocional, es decir, que tus emociones no estén condicionadas por tu entorno, porque eso lo que significa es que las estás reprimiendo.

Quizás te estés preguntando ¿significa entonces que voy a ir por la vida diciéndole a todo el mundo lo que estoy sintiendo las 24 horas del día? ¡no me malinterpretes! Dije que TU ibas a poder reconocer cuál era tu reacción emocional ¡no el mundo entero! 😊

¿Y por qué? Porque tus emociones tienes que reconocerlas tú, forma parte de tu autoconocimiento, para luego aprender a cómo controlarlas, para luego, si es el caso, aprender a comunicarte y resolver los conflictos.Para que comiences a reconocer tus emociones, te quiero invitar a que lleves un diario, que tendrás a la mano siempre y en el que tomarás nota de lo que estás sintiendo, en esto tienes que estar muy consciente, puede que estés en tu trabajo y te pidan que hagas algo y te sientas molesta porque no forma parte de tus funciones ¿cómo te hace sentir eso? ¿cómo reacciona tu cuerpo? ¿quién ha hecho que tengas esa reacción emocional? Piensa en la emoción real que te ha generado esa situación: ¿es molestia porque no forma parte de tus funciones o es inseguridad porque temes hacerlo mal? Es decir, ve a la emoción primaria.

Puede que necesites leer acerca de la variedad de emociones que existen, aquí te dejo un listado, explóralo cuantas veces necesites para que veas que no solo existen la tristeza, la felicidad, el miedo, son muchas y muy diversas, permítete sentir cada una.

Al cabo de una semana de llevar tu diario, reflexiona acerca de las emociones que has encontrado allí ¿cuál es la que sientes la mayoría del tiempo? ¿quién la hace aflorar? ¿qué piensas acerca de esa persona? ¿qué es eso que encuentras en esa persona que tanto te molesta? ¿por qué te molesta? ¿esa persona te está reflejando algo que tienes que trabajar en ti?

Ese diario puede hacer que te des cuenta de muchas cosas que están ocurriendo en tu vida, puede hacer que tengas conversaciones importantes que haga que pueda mejorar la situación, puede que te des cuenta de que tienes que tomar una decisión a favor de mejorar tus emociones, buscar formas de auto-motivarte por ejemplo, pero lo más importante es que te harás consciente de tu estado emocional la mayoría del tiempo.

Y allí podrás catalogarte entre estos tres tipos de personas:

La persona consciente de sí misma: procura estar la mayor parte del tiempo en un estado emocional que le aporte paz, tranquilidad y felicidad, y cuando no es así, es consciente de ello, reflexiona acerca de la situación, siente sus emociones, las gestiona y después las deja ir.

La persona atrapada en sus emociones: no las controla y por el contrario se siente abrumada y víctima de las situaciones, se siente incapaz de llegar a controlar y gestionar sus emociones.

La persona que acepta resignadamente sus emociones: podría decirse que se han vuelto adictas a estados de ánimo negativos y no se ocupan de encontrar soluciones o estrategias que los ayuden a mejorar esa condición.

Lo más importante de reconocer y gestionar tus emociones es que al lograrlo, podrás mejorar considerablemente tus relaciones interpersonales, al estar más consciente y conocerte mejor a ti misma, podrás abrir espacios en los que puedas ser empática y comprender las emociones de las demás personas, abandonar los juicios y poder construir relaciones en las que pueda existir la sensibilidad y consideración hacia el otro, porque lo has logrado contigo misma.

¿Te animas a comenzar a llenar tu diario desde hoy mismo?

Un Comentario

  1. AIDA MAGALY-Responder
    octubre 3, 2019 at 8:01 am

    Me parece muy interesante.

¿Qué opinas tú?

Abrir chat
1
¿En qué podemos ayudarte? ¡Escríbenos, estamos en línea!
Powered by