fbpx

Si vas a hacer algo importante en la vida ¡que lo primero sea amarte a ti misma!

Si vas a hacer algo importante en la vida ¡que lo primero sea amarte a ti misma!

En estos días leía un comentario de una chica que decía que se sentía sola, que quería tener una pareja, que no tenerla la hacía sentir muy triste, terminaba diciendo: si me van a escribir la tontería de que me ame a mi primero, no lo hagan ¡yo quiero es una pareja!

No la culpo, hubo un tiempo en que estar conmigo misma para mí era muy incómodo, prefería cuidar, mimar, criticar, verle los defectos a mi pareja; y es que estar contigo misma y en soledad, te obliga a mirarte, a reflexionar acerca de qué estás haciendo con tu vida y esa respuesta quizás no te guste, así que muchas prefieren evitarla.

Otras chicas se dejan tratar mal por su pareja, dejan que les sean infieles, que las insulten y las hagan sentir poca cosa y la respuesta cuando les preguntas: ¿por qué dejas que eso pase? Es que yo lo amo y prefiero estar con él, así me trate mal, que quedarme sola.

Lo cual implica tan poco amor a sí mismas, un total desamor y una total desconexión hacia ellas, no es posible que puedas amar a alguien si no te amas a ti misma.

Otras pasan todo su tiempo viviendo la vida de sus hijos, así sean grandes, no pueden salir, hacer otro tipo de cosas porque tienen que atender a sus hijos, que son hombres y mujeres hechos y derechos.

O también puede ser que estén dedicadas a su marido, a hacer que todo en la vida de él sea perfecto, su comida, su ropa, su casa, etc.

Otras, como yo hace unos años, dan todo su tiempo a su trabajo, a avanzar profesionalmente, a ser las mejores en lo que hacen.

Todas estas mujeres en total desconexión con lo que vinieron a vivir, les preguntas qué les gusta hacer y no saben, algunas dicen atender a su familia o trabajar, pero en realidad, la pregunta es qué te gusta hacer contigo, si no tuvieras familia, ni trabajo ¿qué hicieras de tu vida?

Y así llega la historia de las mujeres cuyos hijos se van de la casa a la universidad o a establecer una vida con una pareja, y esas mujeres se sienten completamente vacías ¡claro! Si nunca te ocupaste de ti, eres totalmente ajena al ser que tienes dentro.

En varias oportunidades he escuchado a mujeres decir ¿cómo me amo? y la verdad es que la respuesta la tiene que buscar cada una, dándose momentos de espacio para estar con ella, aprender a conocerse y saber qué la hace sentir plena.

Pero en mi opinión, lo primero es que no te dejes tratar como alguien que no vale lo que tú vales ¡que es mucho! Porque ese es el origen de todo, ya deja de pensar que el que te trata mal, el que no te toma en cuenta, el que no te da lo que te mereces va a cambiar y ¡cambia tú!

Muchas mujeres están conscientes de todo esto pero dicen ¿qué haré sola? ¿cómo me valdré por mí misma? Si tu eres una de ellas te voy a pedir que desde hoy comiences a pensar cuáles son tus dones y talentos, eso que haces de manera única ¡todas los tenemos.. sin excepción!

Y ahora piensa ¿cómo podrías dárselos al mundo? Ahora mismo hay gente que necesita ese don y ese talento, tu lo tienes y lo estás desperdiciando; algunas mujeres cocinan delicioso ¡haz comida para vender!, otras hacen cosas hermosas con las manos ¡qué esperas para ofrecerlas!, otras tienen el don del orden ¡enséñalo!

Hay mujeres que con esos dones se conforman con el dinero que sobra de las compras que hacen en el supermercado, hoy yo te digo con todo el amor ¡no vivas de las sobras amiga!

Tu eres capaz de hacer tu vida diferente, pueden impulsarse entre amigas, establezcan esas alianzas que las harán lograr lo que desean, si una de tus amigas también tiene hijos, una puede cuidar al hijo de la otra mientras ésta sale a trabajar y viceversa.

Pueden ayudarse de muchas maneras, esta es sólo una que te propongo, comienza a amarte por favor, empodérate, vive tu vida ¡y vívela bien!

Hoy quiero que imagines tu vida en un año si sigues haciendo exactamente lo mismo que estás haciendo hoy ¿te gusta lo que ves? Si es así ¡me alegro un montón! Pero si no, empieza a pensar y a planear cómo quieres verte en un año.

Luego puedes hacer el ejercicio de los 12 pasos, inicia desde el paso 12 donde ya has logrado la vida que quieres, estás feliz y realizada haciendo lo que has deseado siempre y ve retrocediendo ¿qué tuviste que hacer en el paso 11 para llegar a lo qué deseabas? ¿qué tuviste que hacer en el paso 10? Y así hasta llegar al paso 1 que es lo que empezarás a hacer desde ya.

¿Será fácil lograrlo? Lo más seguro es que no ¡pero valdrá la pena! Por eso tienes que mantener esa visión de cómo serás en un año, puedes escribirlo, puedes hacer una vision board con fotos y recortes, para cuando te desanimes puedas mirarlo o leerlo y volver a conectar con la motivación.

Pero más que tener motivación, una mujer empoderada tiene el compromiso de lograr lo que se propone, utilizando los recursos e ingenio que tiene hoy, sin ponerse excusas para comenzar.

Hoy además de que hagas esa Yo del Futuro quiero decirte que en este proceso que te propongo iniciar hoy, se te pueden presentar tres tipos de dolores:

El dolor del crecimiento:

Ese que hace que sientas un susto en el pecho cuando inicias un proyecto y piensas en los pasos que tienes que dar para lograrlo, pero que sabes que es un dolor que se va desapareciendo conforme te acercas a tu meta.

El dolor de la disciplina:

El que sientes cuando te das cuenta que desde ahora tendrás muchas más responsabilidades y que luego de tu rutina diaria y en vez de ir a ver televisión o a dormir, trabajarás en tu proyecto, pero que sabes que al final valdrá la pena porque lograrás la meta y esa será tu gran recompensa.

El dolor del arrepentimiento:

El que puede que sientas en un año, cuando pienses que pudiste haber comenzado, que pudieras tener tu meta cristalizada y ya no verla cómo sólo un proyecto inalcanzable, después de 365 días estás en el mismo punto que cuando tuviste el deseo de lograrlo.

¿Cuál escoges?

¿Qué opinas tú?

1
¿En qué podemos ayudarte? ¡Escríbenos, estamos en línea!
Powered by