fbpx

Cinco maneras de cambiar las creencias limitantes que están afectando tu vida

Cinco maneras de cambiar las creencias limitantes que están afectando tu vida basadas en el libro Los cuatro Acuerdos.

Miguel Ruiz es un autor mexicano que ha vendido aproximadamente cuatro millones de copias del libro Los cuatro acuerdos, el afirma que la mayoría de reacciones y formas de actuar del ser humano, vienen de acuerdos, en su mayoría tácitos, que hemos establecido con nuestros padres, nuestra familia, la sociedad y la cultura.

La filosofía tolteca en la que está basado el libro explica que para poder modificar estos acuerdos o creencias por las cuales regimos nuestra vida, podemos practicar estos cuatro acuerdos.

Primer acuerdo: Sé impecable con tus palabras

¡Las palabras son magia! Pueden ser magia blanca, cuando las utilizas con sabiduría y exaltas las cualidades positivas de algo o alguien; pero también pueden ser magia negra, cuando criticas, desvalorizas y haces daño con ellas; las palabras son un medio de transformación; crean mundos, realidades y sobre todo emociones.

El mismo autor reconoce que este acuerdo no es fácil de llevar a cabo, estamos acostumbradas a hablar sin pensar en las consecuencias que puedan tener nuestras palabras y muchas veces hablamos y decimos: ¡no me importa si no le gustó lo que le dije, yo ya me desahogué y ya estoy tranquila!

¿A la larga quién crees que pierde con estas actitudes? La gente termina alejándose de personas que no saben controlar lo que dicen y que utilizan la lengua como un afilado cuchillo ¿qué prefieres tener razón o tener paz?

Si logras tener la convicción que de tu boca sólo sale lo que eres, que muestra tu esencia y es el reflejo de tu interior, ¡quizás la próxima vez que vayas a hablar pensarás mejor en lo que vas a decir!

Antes de hablar, pregúntate: ¿lo que voy a decir es más bonito que el silencio de este momento? ¿esto que quiero decir está saliendo de mi corazón o es producto de una emoción negativa? ¿crearé dolor o incomodidad ante este comentario?

¡Esta es una invitación a que seas creadora de felicidad, amor y abundancia por medio de tus palabras!

Segundo acuerdo: No te tomes nada personal

A mi parecer el segundo acuerdo tiene mucho que ver con el primero, porque si las palabras son reflejo de lo que hay dentro de una persona, aquella ofensa, aquella situación o lo que te dijo en una discusión una persona no tiene nada que ver contigo, es el reflejo del ser interior de esa persona, de sus creencias, de sus experiencias.

Cuando entiendes esto empiezas a ver a la vida y a las personas de una manera más compansiva, no sabes las situaciones que le han pasado a las demás personas y qué las ha llevado a comportarse de determinada forma ¿has escuchado alguna vez la frase: ¡Sé amable con las personas, cada una está librando su propia batalla! ?

También puede ayudarte saber que todo comportamiento (hasta el peor) tiene una intención positiva, las personas reaccionan de determinada manera para protegerse, prevenir o servir.

Muchas personas que son consideradas distantes o poco sensibles lo hacen para protegerse de su timidez, no porque no les importen las demás personas.

Cuando tu madre te dice que no estás cocinando comida saludable y tu lo tomas como una crítica, puede hacerlo porque está preocupada por ti y quiere prevenir que te enfermes.

Tercer acuerdo: No hagas suposiciones

Hacer suposiciones en las relaciones puede acarriarte muchos problemas innecesarios, a menudo, algunas personas suponen que la pareja sabe lo que la otra piensa y no es necesario que le diga lo que necesita o quiere.

Suponen que su pareja hará lo que ellas quieren porque ya la conocen muy bien. Si no pasa de esa manera, se sienten muy mal, heridas y le recriminan: «Deberías haber sabido lo que yo quería».

Algunas veces también estas personas suponen que todo el mundo ve la vida de la misma forma que ellos.

Cuando se inicia una relación solo se ve de esa nueva pareja lo que se desea ver y se niegan algunos aspectos que no gustan tanto. Después se hace la suposición: «No me gusta aquello que hace, pero yo con mi amor lo podré cambiar».

Al mismo tiempo la otra persona piensa que todos sus comportamientos le parecen perfectos a su pareja.

Y cuando va pasando el tiempo y la persona que pensaba que podía cambiar a la otra se frustra porque no lo logra; la otra se pregunta ¿por qué ahora le molesta tanto algo que yo siempre he hecho?

La manera de evitar las suposiciones es la comunicación, y luego asegurarte que las cosas quedaron claras: esto es lo que yo quiero y esto es lo que tu quieres. Esto no solo ocurre con una relación de pareja sino con tus jefes, tus amigos, tu familia.. ¡con todas tus relaciones!

Cuarto acuerdo: Haz siempre lo máximo que puedas

Si haces siempre todo lo posible en todas las circunstancias de tu vida, serás productiva, te dedicarás con amor y entrega a tu trabajo, a tu familia, a tus amigos, a tu comunidad; y siempre podrás quedarte con la satisfacción de que tú lo hiciste lo mejor posible.

Algunas personas tienen la creencia de que no deben darlo todo en el amor, ni el trabajo, ni en ninguna situación y yo te pregunto ¿si la empresa fuera tuya no quisieras tener un empleado que diera el 100% de sus dones y talentos para tu empresa? o si comienzas una relación ¿no te gustaría que esa persona te diera todo el amor que hay en su corazón?

Cuando tú das todo lo que puedes dar, eso regresa a ti multiplicado, quizás no de la misma fuente a la que se lo diste, pero te puedo asegurar que el Universo te lo va a retribuir.

Además las personas que van a trabajar y piensan únicamente en el día de pago, trabajan porque sienten que «necesitan» hacerlo y no lo disfrutan, están frustrados y cuando finalmente reciben el pago, no les alcanza el dinero y dicen: el sacrificio que hice para ir al trabajo todos los días y recibo este dinero que no es suficiente, se encuentran en ese círculo vicioso todo el tiempo, sintiéndose desdichados por el trabajo que tienen.

Sin embargo si trabajas disfrutando de lo que haces, dando el máximo de tu potencial, ¡descubrirás que vas a disfrutar cada actividad que realices¡ ¡Y así pasará con cada área de tu vida!

Luego del libro Los cuatro acuerdos, Miguel Ruiz escribió otro libro llamado El quinto acuerdo: «Sé escéptico, pero aprende a escuchar y entonces elige».

Hay una frase que me encanta desde la primera vez que la escuché, dice así: cuando estaba hablando jamás aprendí nada nuevo.

Cuando aprendes a escuchar, además de tener la oportunidad de conocer otros puntos de vista y tener la posibilidad de aprender cosas nuevas, eres respetuosa con los demás, muestras empatía hacia el otro, no sacas conclusiones precipitadas por no escuchar y tienes menos posibilidades de entender las cosas de forma errada.

Siempre lo que alguien te diga, puede ser la verdad o no, depende de lo que sea «verdad» para ti; nadie es dueño de la verdad absoluta. Como te lo he dicho en otras oportunidades, tu verdad depende muchísimo de varios factores: tu crianza, tus experiencias, tus creencias, tu conocimiento y forma de ver la vida.

Por eso cuando alguien te exprese algo, lo ideal es que tú te hagas responsable de lo que tú entiendas, de las decisiones que tomes después de esa conversación y de las acciones que realices; porque tú eres quien da significado a lo que escucha, a lo que ve y a lo que sucede, así como el que habla debe hacerse responsable de lo que diga.

¿Cuál de los cinco acuerdos te ha gustado más? ¿cuál piensas que sería el que más tienes que poner en práctica?

 

2 Comentarios

  1. Silvia-Responder
    abril 9, 2018 at 3:55 pm

    Me ha gustado mucho tu explicación de los acuerdos toltecas y como enfocarles en nuestra vida en las situaciones que con las creencias erróneas que nos limitan vivimos momentos de sufrimiento
    Aplicandolos seguro conseguiremos vivir una vida más armoniosa .
    Gracias

    • abril 9, 2018 at 4:24 pm

      Gracias a ti por leerme Silvia ¡lo ideal es que podamos aplicar todas las herramientas posibles para hacernos la vida más fácil y feliz!

¿Qué opinas tú?

1
¿En qué podemos ayudarte? ¡Escríbenos, estamos en línea!
Powered by