fbpx

Cuando entiendes que eres una mujer cíclica…todo cambia!

Cuando hace 5 años escuché por primera vez esta frase: ¡cuando entiendes que eres una mujer cíclica todo cambia! no entendí su significado.

En ese tiempo yo vivía absorta en demostrar que era tan o más eficiente que un hombre en un puesto de trabajo, mi mamá solía llamarme «la mujer maravilla» y tengo que reconocer que eso era muy motivador para mí.

Tenía un trabajo a tiempo completo, organizaba las compras de la casa, atendía a mi hijo y a mi esposo y además atendía todos los imprevistos que surgieran en el día a día.

Recuerdo que una vez revisando en qué había usado mis vacaciones laborales de los últimos 5 años, el resultado fue:

  • Cuando salí de licencia para dar a luz a mi hijo.
  • Una vez que salí de viaje a Disney con mi hijo.

Yo no tomaba vacaciones para descansar o para brindarme momentos de paz y simplemente estar conmigo misma, en esos 5 años había salido de vacaciones sólo en 2 oportunidades.

Cuando me mudé a vivir a Colombia tuve que renunciar a mi empleo y estuve un periodo de tiempo tratando de adaptarme a mi nueva vida.

En una ocasión me compré un tratamiento para la piel del rostro que contenía varios pasos: debías colocarte varias cremas con intervalos de unos minutos.

El tratamiento duraba una hora más o menos, y al rato de empezar descubrí que estaba comenzando a estresarme porque «estaba invirtiendo demasiado tiempo en eso».

Entonces me di cuenta de que no había razón para estar estresada en ese momento, ya no era la mujer que tenía una agenda tan apretada que no podía dedicarse una hora para ella.

El caso es que yo había vivido estresada toda mi vida, condicionada a un horario de entrada y salida de una oficina y combinándolo con mi vida de ama de casa.

Cuando llegaba a mi hogar conversaba un rato con mi mamá y mi esposo, hacia la cena, jugaba un rato con mi hijo y luego me iba a dormir.

La idea de tener tiempo para mí, de descansar o de hacer alguna actividad para consentirme, no pasaba por mi mente.

Y ahí estaba yo, ahora con tiempo de sobra sin saber que hacer, cuando te acostumbras a que todo es trabajo, no sabes que hacer si no estás trabajando.

Pero por alguna razón, que después entendería, no conseguía trabajo en este nuevo país, o no me gustaban las condiciones o no me llamaban para ocupar al puesto al que había optado.

En este tiempo llegó a mí la información de que yo era una mujer cíclica (¿?) y que si lograba conectar con ella todo fluiría mucho mejor.

Como en ese momento lo que más ansiaba era que mi vida volviera a fluir presté atención a la información (tengo que confesarte que si hubiera sido la mujer que trabajaba de 8 a 10 horas diarias no hubiera hecho ni el más mínimo caso a esas «locuras»).

Como tenía el tiempo me inscribí en el curso sobre la mujer cíclica que duraba 4 días en los que prometían que conectaría conmigo misma ¡ojalá! era lo que yo me repetía a mí misma mientras me dirigía al sitio donde sería el evento).

Miranda Gray sería la persona que nos acompañaría en este viaje, una dulce mujer inglesa que había descubierto de manera personal esta forma de coaching femenino y ahora se dedicaba a impartir su experiencia por el mundo.

Miranda comenzó explicando que hay muchísimos libros de coaching, de cómo alcanzar tus metas, tus objetivos, pero todos están enfocados desde una mirada masculina.

¿Qué es lo que tenemos las mujeres que los hombres no tienen?

Preguntó Miranda al inicio del evento, lo primero que vino a mi mente fue: la menstruación.

Esa menstruación que tantas veces hemos detestado cuando estamos a punto de irnos a la playa y ella aparece.

O cuando hemos ansiado que llegue porque sospechamos que podemos haber quedado embarazadas y no es el momento ideal para eso.

Lo cierto es que nuestra relación con la menstruación es de amor – odio; a lo largo de mi vida he escuchado repetir a las mujeres de mi entorno:

  • ¡ojalá fuera hombre para no tener menstruación!
  • ¡nos dieron la peor parte de la biología a nosotras!
  • ¡la menstruación es sucia, de eso no se habla, que no se vayan a dar cuenta que la tienes!

¡Todo un tabú! Y aparentemente yo iba a estar 4 días conversando sobre ese tabú.

¡Cuando entiendes que eres una mujer cíclica todo cambia!

¡Habíamos llegado al punto por el que yo estaba ahí!

¡No tenía ni idea de sí esa información me iba a ayudar a reorganizar mi vida nuevamente!

¡Pero si ofrecían un cambio, sería un buen comienzo!

¡Miranda nos explicó que tenemos en nuestro interior 4 tipos de mujeres y que cada una tiene dones especiales que al utilizarlos nos empodera la vida!

No sé si a ti te pase, pero yo nunca en mi vida había escuchado algo parecido.

Fueron 4 días de vivencias hermosas junto a todas esas mujeres, primero eliminando esa cantidad de creencias negativas hacia nuestro ciclo menstrual y luego descubriendo los dones maravillosos que podemos utilizar.

Al finalizar los 4 días de instrucción yo comencé a experimentar con todas esas ideas que nos había estado explicando Miranda.

Descubrí que hacerte amiga de esas 4 mujeres que están dentro de ti te permite conocerte, conectar con tu esencia femenina, con tus dones femeninos, te permite fluir.

Pensé: qué atrasados están en las escuelas al no incluir esta información a las niñas que están en plena edad de desarrollo.

Igualmente es un conocimiento que debería transmitirse en la familia, de generación en generación pero nos limitamos a decir: ¡Felicidades ya eres mujer!

¿Y qué significa ser mujer? ¿Qué encierra ese cambio tan importante que sufre tu cuerpo en ese momento?

Significa que debes tener cuidado porque ya puedes quedar embarazada, es lo que alguna vez escuché.

Pero el tema va mucho más allá de ese hecho biológico.

Como Miranda y muchas Moon Mothers en el mundo (así son llamadas las más de 165.000 mujeres que hemos recibido esta información de Miranda) me he puesto la tarea de ser agente multiplicador de esta información.

Al igual que la luna y las estaciones, nosotras tenemos cuatro ciclos.

– Cuando la luna está menguando, tenemos nuestro periodo pre-menstrual, el otoño, entramos en fase creativa positiva (cuando la utilizamos para crear proyectos y hacer lluvia de ideas) o fase creativa negativa (cuando dejamos que nuestra mente transforme una situación en un problema existencial).

– Cuando la luna está nueva (que no se distingue en el cielo), es la llamada luna negra, tenemos nuestra mestruación, el invierno, fase reflexiva, es el momento en el que tenemos mayor conexión con nuestro subconsciente y donde debemos preguntarnos si lo que estamos haciendo está alineado con los deseos de nuestro corazón; descansar y regenerar es necesario para que nuestro cuerpo recupere energías.

– Cuando la luna está en fase creciente, la primavera, cuando estamos pre-ovulando, es nuestra fase dinámica, tenemos nuestra energía a tope y nos sentimos renovadas, tenemos buena disposición para los cambios y para establecer objetivos, podemos iniciar un plan de ejercicios o de alimentación.

– Cuando la luna está llena, el verano, cuando estamos ovulando, es nuestra fase expresiva, momento óptimo para establecer y prestar atención a nuestras relaciones interpersonales porque estamos empáticas y dispuestas a prestar todo el apoyo que necesita nuestro entorno.

Mientras más te hagas consciente de tus cambios internos más te conocerás a ti misma, podrás fluir y empoderarte a través de tus ciclos, aprovechar tus momentos óptimos y darle a tu cuerpo el trato y el cuidado que se merece en cada fase para no terminar cansada y agotada ¿cómo puedes hacerlo?

De manera muy sencilla, puedes anotar en tu agenda el primer día de tu menstruación (momento en el que comienza tu ciclo y la fase reflexiva), cada ciclo dura aproximadamente 7 días, arriba te he colocado a grosso modo cuáles son los dones que tienes en cada fase, ve observándote y notando los cambios que se te presentan en cada ciclo e irás aprendiendo de ti misma y aprovechando tus momentos óptimos.

El objetivo es que al proponerte a hacer las actividades para las cuales tienes la energía óptima puedes hacerla de manera más eficiente y fluida ¡prueba y lo comprobarás!

Si quieres conocer cómo aprovechar cada fase y saber más acerca de esta valiosa herramienta te dejo el link de una entrevista en donde conversé del poder de nuestro cerebro femenino, la importancia de equilibrar la energía de nuestros espacios con nuestra propia energía y sobre la mujer cíclica (ve al minuto 52 del video si quieres ver específicamente la información de la mujer cíclica).

Si tienes alguna duda sobre cómo comenzar a observar tu ciclo y descubrir a tus 4 mujeres ¡escríbeme y te ayudo!

10 Comentarios

  1. Paula Licona-Responder
    noviembre 17, 2017 at 9:32 am

    Hola.te agradezco muchísimo,que me incluyas en tu grupo de mujeres. Estoy muy interesada en por fin empoderarse de ser mujer . En estos momentos estoy perdida. Gracias

    • noviembre 18, 2017 at 1:26 pm

      Claro que si! Te enviaré la información a tu correo Paula! Ánimo que lo importante es reconocer cómo te sientes y empezar a iniciar poco a poco los cambios! Aquí en el blog conseguirás mucha información que te puede servir para ese fin!

  2. Angelys-Responder
    noviembre 22, 2017 at 2:48 pm

    Yo me anoto

    • noviembre 22, 2017 at 6:29 pm

      Hola Angelys:
      ¡Ya lo tienes en tu correo!
      ¡Espero lo disfrutes, un abrazo!
      Dianne

  3. Claudia Gonzalez-Responder
    noviembre 23, 2017 at 7:38 am

    Estoy en un peoceso de cambio tanto fisico como peofesional, a veces me,siento perdida sin una ruta que sefuir, quoero aprender a estar conmigo misma como myjer axeptandome y amandome con esos nuevos cambios en un plano mas,yranquilo y armoniosp y dandole a mi vida una oportunidad de un nuevo amorprofesio

    • noviembre 23, 2017 at 8:31 am

      Hola Claudia
      ¡Gracias por escribir!
      Para el proceso en el que te encuentras te recomiendo una serie de ejercicios que están en el blog, cuando tengas tiempo puedes iniciar haciendo este https://lifestyledemujer.com/que-es-lo-que-quieres-de-la-vida/
      Son ejercicios que te ayudan a aclararte, luego de ese ejercicio (dentro del post está el enlace) encontrarás uno que habla de las rutas a tomar para lo que quieras hacer.
      Aquí vas a aprender mucho sobre conectarte contigo misma ¡bienvenida!

  4. Delia G. Ramírez-Responder
    noviembre 25, 2017 at 1:30 am

    Hola . Como tú, después de ser una «súper mujer», y orgullosa de ello, de pronto en Abril de este año pierdo mi trabajo (trabajaba de 7 a 7), y ya con hijos adultos jóvenes, divorciada, y con el rompimiento muy fuerte y tortuoso de mi pareja actual (acoso, amenazas físicas y de muerte), mi mundo conocido y adorado desaparece. Y me doy cuenta de que no sabía yo donde estaba, ni que necesitaba hacer, ni cómo me sentía.
    Ahora agradezco el que haya sucedido todo ello, pues fué la única forma en que yo dejaría ese trabajo y comenzaría a verme a mí misma, y a partir de ahí, ver que otras mujeres crecieran y no pasaran por lo que yo viví al unirme con esa pareja, que por estar susceptible y débil emocionalmente , fuí muy vulnerable a esa relación
    A partir de dejar mi trabajo inicié un crecimiento personal muy fuerte, me involucré en diferentes grupos de mujeres, talleres, cursos, pláticas, lo que llegara a mi y me permitiera crecer y empoderarme.
    Por ello agradezco a la vida, al universo, que personas como tú lleguen a mi vida y me permitan enriquecerme con sus enseñanzas.
    Mil gracias por ello.

    • noviembre 25, 2017 at 6:57 am

      ¡Bienvenida Delia!
      Muchas mujeres están viendo caer las estructuras que sostenían su vida desde hace mucho tiempo y no saben qué hacer.
      Qué importante que mujeres como tú y cómo yo, que ya hemos pasado por eso, podamos compartirles nuestra experiencia y decirles que detrás de todo ese caos está una mujer con muchísimo poder para levantarse, aprender de lo sucedido y seguir adelante.
      ¡Gracias por compartirnos tu experiencia!
      ¡Un abrazo!
      Dianne

  5. Alejandra-Responder
    febrero 9, 2019 at 1:07 am

    Gracias a vivir en paz y armonia, gracias por compartir su conocimiento y experiencias bendiciones!

    • febrero 9, 2019 at 9:45 pm

      ¡Gracias a ti por leerme! ¡Bendiciones para ti también!

¿Qué opinas tú?

Abrir chat
1
¿En qué podemos ayudarte? ¡Escríbenos, estamos en línea!
Powered by